COLECCIÓN DE CARTELES SOBRE EL CENTENARIO DE LA METAMORFOSIS DE FRANZ KAFKA
VESTIGIO DE UN SUEÑO INTRANQUILO

El hombre le contestó: Si pecamos,
Kafka dejará de soñarnos.
J.L. Borges

“Él no había tenido un sueño tranquilo, pero quizás había sido tanto más profundo por eso mismo”.
Es una proposición contenida en una de las ficciones más ovacionadas de la literatura del siglo XX y
que logra reflejar exitosamente la futilidad de la existencia tan característica del escritor judío checo
Franz Kakfa. Sumergido en una situación compleja de rechazo paterno, aunada a la constante de
inferioridad e incompatibilidad familiar, Kafka realizó la sustancial obra de una elocuente ansiedad,
en la que se manifiesta vehementemente su frustración y soledad, conocida mundialmente como La
metamorfosis.
A cien años de su publicación, la BIENAL INTERNACIONAL DEL CARTEL EN MÉXICO convocó a la
comunidad de artes gráficas, experimentada y principiante, a participar en la Exposición de Carteles
sobre el Centenario de La Metamorfosis de Franz Kafka, Vestigio de un sueño intranquilo. Kafka
dejó, pese a una vida llena de opresión y angustia, una colosal obra que alberga fantasía y realidad
para señalar la fatiga y agobio producidos por la burocracia unicursal y costumbres de principios del
siglo XX en Europa del Este. No obstante, desde 1915 hasta hoy, las obras de Kafka han traspasado
las fronteras de Europa y tenido profundo impacto en la pluma de grandes escritores en
Hispanoamérica y el resto del mundo; en este amplio espectro figuran Vladimir Nabokov, José
Emilio Pacheco, Haruki Murakami, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, María Zambrano,
Octavio Paz, entre muchos otros.
La BICM, en tanto que actor responsable con la cultura, consideró imprescindible conmemorar la
centuria de La metamorfosis generando una colección de carteles que funcionen en dos sentidos:
tanto para elogiar la formidable obra de Kafka, creando un acopio que represente los vestigios que
aún hoy dejan honda huella en quienes se introducen en el mundo kafkiano, como para seguir
promulgando la magnificencia de este mismo mundo. En la preservación del sueño de Kafka reside
que Kafka nos siga soñando.