Menu

Homenaje a Joaquín Sabina

Colección de carteles inspirados en su obra poética
Autor Celso Arrieta


[Inauguración]
8 de noviembre / 19 H
Casa del Poeta Ramón López Velarde
CDMX

Sabina está al final de su vida y fue en su café madrileño, con su presencia, que se presentó esta colección. Cantautor, poeta y pintor, Joaquín Sabina se consolidó como un persona que, al margen de los gustos, no pasa desapercibido.


Quizás me dio por pensar que un cartel era muy parecido a una canción. Posiblemente me dio alguna nostalgia, de esas tan tremendas por aliar mis carteles con algo que los humanizara para poder charlar con ellos. Yo creo que fueron demasiadas cosas, y no una, las provocaciones exquisitas para hacer cartel a partir de las letras de Joaquín Sabina. Siempre he pensado que alguien se puede quedar a vivir en una frase afortunada y lo mismo creo que puede suceder con un cartel.
La serie en homenaje a Joaquín Sabina es de muchas maneras íntima, ya que el proceso creativo que establecí es tan personal que la verdad no sé si en algunos casos logro decir a otro lo que yo me digo. Me proporcioné exageradas libertades que antes no me daba, esas que a mí me tardan en llegar. Una de ellas es diseñar para mí sin esperar el encargo adecuado que no llega jamás. Y la música de Sabina quedaba bien. Llevo años prefiriendo escuchar a solas sus letras, pues me saben mejor; me es difícil acompañar con alguien lo provocativas que me resultan sus canciones.
Ni contigo ni sin ti podría negarme a vivir cien años o probarme otras vidas atreviéndome a ver a Eva tomando el sol, no deseo que mis carteles se vayan donde habita el olvido, ni pretendo morirme contigo si te matas, no soy un diseñador con la lágrima fácil de esos que diseñan sólo por vicio, si la vida me deja yo le meto tinta y si no, le engañaría con cualquiera que se parezca a ella, ni tan arrepentido y encantado lo confieso. Ahora que tengo un alma que no tenía, muchos carteles comienzan en la cama… no seas absurdo, esa explicación nadie te la pidió. Yo les quería decir la verdad de mis carteles por amarga que fuera, pero todo ha sido un bendito descontrol de besos, cebolla y pan ¿qué más quieres Adán? No soy un experto en Joaquín ni sé de memoria sus canciones, pero algo que quiero confesar es que durante el proceso de diseñar la colección repasé sus discos, lo que me hizo respirar con nostalgia, recordando aquellos días en que todo estaba por venir y ahora todo está por comenzar.
Algunas personas me preguntan si conocí a Sabina en la exposicón de Madrid y, aunque hubiese sido algo estupendo saludarle en persona, creo sinceramente que no era necesario; a mi parecer así nos llevamos bien, y lo justo entre dos desconocidos (en persona) es que puedan llegar a saberse por lo que hacen, en nuestro caso a través de canciones y carteles. Esto sí me parece fundamental, espero que mis carteles lleguen a sus ojos como sus letras a mis oídos.
Deseo dejar constancia de mi agradecimiento a Joaquín Sabina, Tomás el español y Federico Farina, por ayudarme a encontrar el pretexto ideal para viajar con mis carteles hasta el otro lado del mundo; ahora también me llevan a la Casa del Poeta. Gracias a la BIENAL INTERNACIONAL DEL CARTEL EN MÉXICO por prolongar esta hermosa locura de hacer carteles.

Celso Arrieta Zambrano
Noviembre 2017