Ulla Aartomaa
 
 
Ulla Aartomaa
Walter Ballmer
Marta Granados
Rosmarie Tissi
Antonio Perez "Ñiko"
Ikko Tanaka
 
 
 
Hoy en día la gente está rodeada de imágenes en movimiento tan pronto se levanta.
 
Entonces, ¿Para qué necesitamos al cartel? Hace poco más de 150 años se sospechaba que la fotográfia reemplazaría a la pintura. La misma clase de sospechas se levantan hoy, cuando los artistas jóvenes escogen el video en lugar del pincel y producen sus trabajos bajo la forma de un CD-ROM.
 
Pero la “era dorada” del cartel se ha llegado a su fin. ¿O no es así? Son especialmente los carteles comerciales han salido de sus tradicionales territorios urbanos. Encontramos carteles comerciales por doquier. Nadie puede evitarlos. Los carteles culturales han empezado también a conquistar espacios, sin embargo casi siempre están relacionados con el teatro, los museos y las salas de conciertos. Tal vez en parte debido a esto, los carteles culturales son estilísticamente independientes, hablando más directamente con su público objetivo.
 
De tiempo en tiempo los géneros de las artes visuales han tenido notables impactos sobre las tendencias de las artes aplicadas. Actualmente, las artes mayores y menores parecen ir de la mano en cuanto a los estilos. Sólo el contenido y los canales de circulación de las obras determinan si pertenecen al bloque de las bellas artes o al de las artes aplicadas. El tiempo de hombre moderno está dividido entre un creciente número de medios de comunicación. Sin embargo el cartel no parece que vaya a ser desplazado por el nuevo equipo audiovisual. Al lanzar una gran campaña de publicidad, el publicista se quiere asegurar que el bombardeo continúe cuando uno sale a la calle. Es aquí que el cartel tiene un propósito útil. Cuando los reyes mueren, tradicionalmente sus siervos dan la bienvenida al sucesor gritando: el Rey ha muerto - ¡Larga vida al Rey! El viejo centenario está con vida y bien, viviendo tal vez a menor escala, pero con persistencia. Esto se prueba gracias a las numerosas exhibiciones de cartel en todo el mundo. Nuevos libros y estudios del cartel se abrazan al viejo. El cartel está indisputablemente vivo.
 
Texto del Catálogo de la Cuarta Bienal Internacional del Cartel en México.
 
 
Ulla Aartomaa nace en 1949 en Kuopio, Finlandia. En 1977 obtiene una maestría en Historia del Arte en la Universidad Jyväskylä. Estudia también en el Museo Alvar Aalto, el Museo de Finlandia Central y en el Museo Kuopio de Historia Cultural. En diferentes años, trabajó como curadora en el Museo de Arte de Lahti y como directora administrativa del Museo de la Ciudad de Lahti. Ulla Aartomaa ha trabajado como profesora en las más prestigiosas escuelas de Finlandia, como son: el Colegio Técnico de Lahti, el Instituto de los Trabajadores en Lahti, la Escuela de Arte de Lahti, la Escuela de Arte Industrial de Lahti y la Universidad de Helsinki. Ha publicado numerosos artículos sobre diversos temas de diseño en el periódico Estelä Sanomat Suomen, la revista Pörssilehti, catálogos de la Bienal del Cartel de Lahti, revistas de diseño finlandesas y extranjeras como Form Function, Idea, Osma y Affiche; ha escrito estudios sobre los carteles de Björn Landstrom y Erik Brunn; actualmente desarrolla un estudio sobre el diseño gráfico de Martti Mykkänen. Participó como conferencista en el Encuentro de Diseñadores Gráficos en Erfurt, Alemania y en el Congreso ICSID en Amsterdam. Así mismo, participó como jurado en diferentes ediciones de la Bienal del Cartel de Lahti y en Ars Baltica, en Varsovia. Igualmente ha efectuado varios viajes de estudio a las Bienales del Cartel en Varsovia, Brno, México y a la exhibición de carteles de Echirolles, Francia.
 
Ultima actualización, 4ta. Bienal Internacional de Cartel en México, 1996.