BICM: 25 años custodiando el intercambio educativo y cultural del diseño en México

La BICM es el lugar más importante de encuentro y colaboración donde diseñadores del mundo entero confluyen en su programa de educación y promoción de cultura en torno al diseño. Este proyecto se ha colocado, no tan sólo en México sino en los cinco continentes, como una de las iniciativas de mayor relevancia en su rubro. A diferencia de otras bienales del cartel, la BICM se constituyó desde un principio como un programa académico tanto de educación sobre temas del diseño de amplio espectro como de colaboración con las instituciones culturales y de educación superior de México, ambas dedicadas a la formación de diseñadores y difusión de creadores nacionales. En consecuencia, la BICM es un programa que no tan sólo complementa sino que abre nuevos horizontes en el programa del diseño gráfico en México; ésta es la razón debido a la cual en el año de 1988 se invitó a la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México a través de su Dirección General de Cooperación Educativa y Cultural, como principal convocante, a colaborar con esta iniciativa.

La prioridad general de la BICM, al igual que hace un cuarto de siglo, es promover la cultura del diseño como parte de la vida diaria. Esta idea es el eje transmisor de propuestas creativas y de interés social que procura la estética contemporánea tanto en las actividades de difusión cultural como publicitarias y de temas político-sociales; mismas que sin lugar a dudas impactan en la formación de gusto estético que constituye la cultura visual de un país, ya que la BICM afirma que el diseño gráfico aplicado a la publicidad, la difusión cultural, la promoción de campañas sociales y educativas genera un vasto espectro de posibilidades para el lenguaje visual percibido por millones de personas. La reflexión sobre cultura y comunicación visual es entonces posible a través de la comprensión de mensajes.

EL LUGAR DE LA BICM EN LA SOCIEDAD

El papel que la BICM ha asumido es el de abrir un nuevo espacio en la difusión de la cultura visual universal. A través de estos 25 años ha facilitado la presencia de propuestas creativas provenientes de todo el mundo enriqueciendo el lenguaje visual en tanto que pautas de comparación para fortalecer la originalidad como creadores.

El diseño gráfico contemporáneo no ha sido todavía entendido en plenitud como una de las herramientas más indispensables para el desarrollo sociocultural, de las artes, de la vida social, política y productiva en general. Por otro lado, el cartel continúa siendo una pieza indispensable en el desarrollo del oficio del diseñador, lo que obliga a adquirir conocimientos complejos de composición, códigos de color y tipográficos, iconografías relacionadas con los temas tratados, conocimiento de la construcción y arquitectura de la letra además de la necesidad de comunicar una idea de manera instantánea y precisa.

La BICM es notablemente operativa: este año de aniversario ha revolucionado su concepto en nombre del compromiso y adaptación para generar productos como el encuentro cultural interdisciplinario Ciudad Diseño, la exitosa convocatoria de carteles sobre el Patrimonio de la Ciudad de México titulada Testimonio de lo que fuimos, somos y seremos y el aumento de sedes BICM: ahora también serán expuestos los bienalistas seleccionados en Museo AROCENA-Coahuila y en el Instituto Cultural de Aguascalientes. Los resultados no cesan, la BICM ha implementado modos de diseminar el ímpetu de la colaboración, tal como lo es el relanzamiento de su boletín digital Extradiseño.

La BICM continúa gestionando proyectos: todavía debe cumplir con su programa de celebración de aniversario, el cual se constituye por la convocatoria de cartel en conmemoración a una obra de Kafka, exposiciones de cartel sobre sus 25 años, el medio ambiente y desarrollo, la conformación de su Consejo Honorario y la realización de eventos como un concierto de gala para la asociación. En este tenor una edición conmemorativa, donde se legitime la historia de los beneficios tangibles provocados por la BICM, se convierte en un elemento necesario de síntesis histórica.

Con un acervo constituido con más de 40,000 carteles, las 13 ediciones de la BICM son la prueba de la potencia que alcanzan la fraternidad y colaboración trabajando en conjunto, pues esta asociación regida por los valores de la educación y la cultura está convencida que emplear el mecanismo de la solidaridad propicia el desarrollo social, económico y humano. La BICM está persuadida que la promoción del bienestar social, mediante el fomento de la cultura como senda del progreso intelectual del individuo y social, es factible sólo si somos capaces de mantener vivo el fulgor de la creación comunal y profusa.

¡Gracias a todos los colaboradores de la BICM, que con su arduo trabajo y dedicación hacen posible este gran proyecto!.